¿Cuándo son los celos un problema?

¿Cuándo son los celos un problema?

Los celos son una “sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra” según la definición que nos ofrece la RAE. Dicho de otro modo, es el miedo a que mi novio, novia, pareja… se interese por otra persona y me deje. Sentir celos en momentos puntuales es algo normal. Por ejemplo, cuando mi pareja habla con alguien que considero atractivo o que es su tipo o cuando veo una foto en redes sociales con alguien que no conozco. Sin embargo, suponen un problema cuando no hay motivo para los celos pero siguen apareciendo con frecuencia. Es decir, cuando otras personas en la misma situación no verían nada más allá de una amistad o una relación entre compañeros de trabajo. Pero yo sigo pensando que hay comportamientos entre ellos que “no son normales”, que indican coqueteo, que la otra persona quiere atraer a mi pareja y lo va a conseguir.

Celos problemáticos

Estoy convencida de que mi pareja ha empezado a interesarse por otra persona. Es un tema que tengo a diario en la cabeza y veo indicadores casi en todas partes: la hora que llega a casa, la última conexión en Instagram o Whatsapp, el cambio de día en que va habitualmente al gimnasio, la reunión de trabajo de última hora, veo que se arregla más que de costumbre… ¿o no? Me paso los días buscando datos o pistas que confirmen o descarten mi idea de que tiene algo con otro. Porque, ¿que llegue 15 minutos más tarde de lo habitual a casa después del trabajo quiere decir que estaba con esa persona? ¿que me engaña? La mera posibilidad de que esté ocurriendo me provoca mucha ansiedad, frustración y rabia, así que puede que rebusque entre sus cosas, entre de forma obsesiva en sus redes sociales a ver qué publica o incluso busque a “esa persona” a ver qué sube, que le siga al trabajo o que acceda a su móvil sin su permiso. Vamos, cualquier cosa que crea que me va a dar información sobre si hay algo de lo que preocuparse o no. Cuando veo que no, me quedo más tranquila, pero solo durante un tiempo, porque aparecerá otra circunstancia que me volverá a hacer dudar de su fidelidad.

Consecuencias de los celos en la vida de pareja

Cuando el problema de celos se mantiene en el tiempo, es inevitable que afecte a la relación de pareja. El miedo a que haya una tercera persona aparece con frecuencia en las conversaciones y las discusiones son problema de celosmás frecuentes, mi pareja empieza a cansarse de la falta de confianza y de los interrogatorios y acusaciones, hacemos menos cosas juntos o no las disfrutamos tanto porque los celos se meten de por medio, puede que le critique la forma de vestir o de hablar con otros y que nuestra vida sexual no sea tan satisfactoria como antes. Cada vez estamos más tensos y nos echamos más cosas en cara.

Cómo manejar los celos problemáticos

Si existe un problema de celos en uno de los miembros de la pareja que persiste semana tras semana, puede que sea buen momento para pedir ayuda profesional. No sirve de nada que mi pareja me diga que confíe y que no hay nada de lo que piensa. Entonces es hora de acudir a terapia para evaluar el problema y acabar con los celos patológicos, así quien los sufre dejará de pasarlo mal y mejorará la relación de pareja.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *