¿Qué es la ansiedad social?

¿Qué es la ansiedad social?

Si buscamos la definición técnica de la ansiedad social veremos que se trata de un miedo irracional y desmedido a situaciones sociales. Esto significa que la persona que lo padece está convencida de que cometerá algún error social, que todo el mundo a su alrededor se dará cuenta de dicho error y, además, le juzgarán negativamente por ello. Quizá con un ejemplo se vea más claro. Voy a una reunión de trabajo en la que tendré que intervenir porque me harán preguntas sobre mi departamento y ya estoy nerviosa incluso antes de comenzar la reunión. Es más, es posible que el día anterior ya note ansiedad alta cada vez que recuerdo que tengo que hablar delante de mis compañeros a la mañana siguiente. Esta ansiedad no surge de la nada, sino que aparece cuando pienso que me equivocaré al hablar, que tartamudearé, que me pondré roja, que todos se darán cuenta y que pensarán que soy boba o que soy una incompetente. Como todo esto me hace sentir mal, hago cosas para que este malestar baje o se mantenga a raya. Por ejemplo, repasar mil veces mis informes, elegir ropa en la que no se note el sudor, acudir a la sala de reuniones antes que nadie para elegir asiento… Todos estos “trucos” parece que me ayudan a sobrellevar la ansiedad, pero no acaban con mi problema porque esto se repite cada vez que tengo una reunión de trabajo.

Lo que piensa alguien con fobia social

La ansiedad social tiene tres partes: los pensamientos, la ansiedad lo que hago ante este malestar. Dentro de los pensamientos que aparecen en la mente de alguien que sufre fobia social distinguimos tres clases:

1) Los que tienen que ver sobre uno mismo, es decir, sobre cómo lo va a hacer frente a los demás. Como, por ejemplo, “Me trabaré”, “No me sabré explicar”, “Me quedaré en blanco”, “Haré el ridículo”.

2) Los que tienen que ver con la percepción de los demás sobre mí. Estos son del tipo “Lo notarán”, “Me mirarán”, “Saben que lo he dicho mal”.

3) Los que hacen referencia al juicio moral de los demás sobre mí. Algunos ejemplos son “Pensarán que soy tonta”, “Les caigo mal”, “Piensan que soy una inculta”.

Pensar de esta forma cuando nos encontramos en una situación social hará que se dispare la ansiedad y nos encontremos molestos. Cuando notamos esta emoción intensamente, hacemos cosas para aliviarla.

Cómo actúa alguien con fobia social

Como hemos dicho, el malestar que sentimos nos empuja a hacer algo para encontrarnos mejor. Una lástima que justo lo que hacemos cuando sufrimos ansiedad social no nos ayude a superar el problema. Existen muchos ejemplos para muchas situaciones diferentes, pero todo lo que hace alguien con fobia social va dirigido a intentar no fallarante los demás y, si ocurre, a llamar menos la atención y procurar que los demás no noten aquello que creen que han hecho mal. Por citar algunos ejemplos, puede tratarse de la ropa elegida, el maquillaje, el lugar en el que se coloca para hablar ante otros, preparar aquello que va a decir, pedir a otro que hable por él/ella, hablar o caminar más rápido para acabar antes, poner excusas para hablar lo mínimo posible o no hacerlo en absoluto…

Terapia para la ansiedad social

Casi todo el mundo nota algo de ansiedad cuando tiene que hacer algo ante otras personas, pero suele ser una ansiedad moderada. Si en tu caso la ansiedad es muy alta, aparece en una situación concreta como hablar en público o en muchas situaciones sociales diferentes y te reconoces en algunos de los pensamientos y acciones anteriores, no dudes en consultarlo con tu psicólogo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *